Las cifras de comercio electrónico no paran de batir récords. Aumentan las transacciones y la facturación, con cifras encabezadas por los servicios turísticos y viajes, sobre todo en avión, seguidos de productos de marketing directo y otros como electrodomésticos o electrónica.

Una de las últimas estadísticas publicadas por la Comisión Nacional de las Telecomunicaciones (CMT) en su blog se acompañaba de un gráfico en el que se aprecia esta imparable tendencia. Pero a la comodidad que supone comprar desde casa se ha enfrentado la preocupación por la seguridad en las operaciones, realizadas en la mayoría de los casos con tarjeta de crédito.

Banco Popular, consciente de esta inquietud, ha previsto un aumento de la seguridad para estas operaciones. Sus tarjetas Visa y 4B Mastercard pueden ser securizadas a través del servicio de Banca por Internet. Pero, ¿en qué consiste la securización? Se trata de vincular a dichas tarjetas una contraseña de uso exclusivo para compras por Internet, que garantiza la identidad del comprador en cualquier operación.

Al realizar la adquisición en un portal determinado, el banco con el que trabaje el vendedor, a través de páginas con los protocolos de seguridad SSL, solicitará los datos de la tarjeta del comprador, y en una pantalla posterior, la clave de la tarjeta securizada. Se incluirá además información sobre el producto comprado y el importe, para comprobar la exactitud de todos los conceptos. En la página web de Banco Popular se detalla el procedimiento para la securización de las tarjetas.